Feng Shui

 

El Feng Shui es una técnica China milenaria, su significado es agua y aire, estudia la correcta ubicación e integración de un espacio dentro de un entorno para lograr salud, vitalidad, armonía y prosperidad, en sus ocupantes. En la antigüedad el Feng Shui se utilizaba para saber donde edificar y donde colocar los campos agrarios, el tiempo lo fue transformando hacia las necesidades del hombre en el entorno urbano y en sus ambientes interiores Los principios del Feng Shui se desarrollan a partir de la observación de los ciclos naturales, la orientación magnética de los espacios, los vientos dominantes, las características geográficas teniendo especial atención en las formas de las montañas, y la presencia de agua, vegetación y fauna en el lugar.

Mas adelante se incorporaron conceptos de su cultura como el Yin-Yang y los cinco estados de mutación, estos desarrollados en el I Ching.

El Feng Shui nos ayuda a mejorar nuestra vitalidad y salud, el entorno influye en nuestro equilibrio psíquico y físico.
Las primeras señales de estar en una vivienda "insana" son las alteraciones del sueño, dificultad que podemos observar al levantarnos por la mañana, estar siempre cansados después de haber descansado, etc.. Otras cosas que nos pueden ocurrir son las reacciones alérgicas, el agotamiento crónico, los dolores de cabeza y espalda persistentes.
La cama debe estar con la cabecera hacia oriente, es decir hacia donde sale el sol. También nos ayuda a crear un espacio equilibrado donde sentirnos bien. Este equilibrio espacial se logra mediante su simetría, proporción, forma, luz, color y distribución. Los espacios donde da gusto estar, favorecen la armonía vital de las personas que lo usan. Ayuda a potenciar el desarrollo personal y apoyar objetivos Substituyendo los elementos decorativos que actúan como freno por otros potenciadores se aumenta la consecución de objetivos.

Recomendaciones del feng shui:

Las ventanas de la casa, nunca deben ser mas grandes que las puertas, en ese caso los que mandaran en casa serán los hijos.
La cama de los enfermos, al igual que las nuestras siempre deven estar orientadas hacia donde sale el sol, así los enfermos se curaran antes.
La orientación de la estufa nunca deberá estar frente a las puertas, cambiela de lado o sino debe poner un espejo un poco mas arriba de su estufa, en la pared, o una esfera facetada.
La mesa recomendada debe ser octogonal, nunca cuadrada o rectangular, como mucho redonda.
Usar vasos octagonales, y para mover los alimentos usar cucharas de madera moviendo de izquierda a derecha.
Debemos colocar en el techo de nuestra casa una veleta para ahuyentar los malos espíritus y, por consiguiente, las energías negativas
Colocar en las puertas de la casa y a una altura que al entrar o salir se mueva y se haga sonar las figuras del WIND CHIME (espanta espíritus) no importa el material del que estén hechos.
Es recomendable colocar en la casa esferas de cristal facetadas .

Las cartas del Feng Shui

El Feng Shui fue reconocido por el gobierno Imperial y estuvo supervisado directamente por el Emperador hasta que el régimen Comunista prohibió su práctica. Aunque hay gente que piense lo contrario, el Feng Shui no es una doctrina religiosa, pero si es cierto que se basa en principios místicos orientales como el Tao. Gracias a las cartas del Feng Shui, se pueden entender muchos aspectos de esta ciencia-arte que cada vez tiene más adeptos, dado los beneficios que aporta.

El mazo cuenta con 72 cartas divididas en nueve palos, donde están representados los símbolos más esenciales del Feng Shui:

-Los cinco elementos:
Madera, fuego, tierra, metal y agua. Sus relaciones internas, simbolismo y significado, y lo profundo de su tradición los convierte en arquetipos fascinantes y extremadamente útiles para comprender la vida, y para ser utilizado como oráculo. Los elementos se relacionan entre sí por parentesco, así la madera engendra fuego, el fuego engendra tierra, la tierra engendra metal, el metal engendra agua, el agua engendra madera y está última de nuevo fuego, cerrando así el circulo.
En sentido opuesto de la rueda, cada elemento hijo debilita a su madre y cada elemento abuelo debilita a su elemento nieto.

-Los cinco animales celestiales:
Son la representación mística de los elementos. Se utilizan para determinar la ubicación y orientación de una casa, estos son: La tortuga negra, El dragón verde, El ave fénix, El tigre blanco y La serpiente. Cada uno esta asociado a un elemento y un punto cardinal y su significado podría considerarse como una evolución de los cinco elementos.

-Las cinco formas:
El círculo, la onda, el cuadrado, el triángulo y el rectángulo. Éstas son las maneras de trasmisión de energía. Cada uno representa un modo de canalización y de estructuración de las mismas. Las formas cuadradas y curvas con Yin y las formas redondas y trayectorias rectilíneas son Yang. Sirven de complemento a los otros símbolos, indicando como actúan estos en nuestras vidas.

-Las cuatro estaciones:
Estas cartas tiene relación con el plazo temporal y con los ciclos de actuación de las fuerzas que nos rodean. En la primavera surge la vida y empiezan los ciclos. Éstas se desarrollan alcanzando la plenitud en verano. Otoño se dedica a la reflexión y el decaimiento, muriendo en invierno con el estancamiento, volviendo a la primavera y de nuevo al renacimiento de todo.

-Los ocho trigramas:
Tierra, cielo, montaña, lago, fuego, agua, trueno y viento. Los trigramas provienen del I Ching, compuestos de líneas enteras y partidas que simbolizan Yang y Yin. Cada símbolo representa un evento de la naturaleza, un miembro de la familia y una forma de canalización de energía. Los trigramas indican que algo pasa o como se produce.

-Las nueve casas de Pakua:
Sector Tao-centro, sector viento, sector fuego, sector tierra, sector trueno, sector lago, sector montaña, sector agua y sector cielo. El pakua es un símbolo chino que representa gráficamente la influencia de los ocho trigramas del I Ching y del Tao, sobre un espacio físico como podría ser una casa o habitación. Si los trigramas indican que algo pasa o como pasa, las casas Pakua (sectores) indican en que campo de la vida, es decir "donde paso".

- Las cinco emociones:
Alegría, obsesión, miedo, enfado, tristeza. Los maestros del Feng Shui sintetizaron las emociones humanas más intimas en cinco formas básicas que podían englobar las demás. Estas representan el estado de ánimo que producen los cambios energéticos del entorno.

-Los once colores:
Amarillo, azul, gris, marrón, naranja, negro, púrpura, rojo, rosa, verde y blanco. Los colores se utilizan diariamente para todo, demostrando así su relación con las emociones y nuestro subconsciente. En el Feng Shui se resumen en once colores básicos y la función de estas cartas se sitúa entre la de los trigramas y la de las formas. Los colores pueden indicar qué situación se produce, hasta de qué manera lo hace y son capaces de influir tanto que se utilizan para cambiar situaciones.

-Los veinte armonizadores:
La vela, el espejo, el cascabel, el incienso, la fuente, las piedras, las plantas, las cintas, la música, el bambú, la pluma, la esfera, la espiga, la vasija, el cuarzo, el candil, las flores, el árbol, el bailarín del viento y la bola facetada .

Esta es la última división de las cartas. Como ya sabemos, el Feng Shui se basa en el equilibrio de las energías, todas son independientes, cuando se abusa de una, otra mengua y cuando una decrece otra debe incrementarse en su influencia. Para corregir esto, en China utilizan los armonizadores, que son objetos que deben colocarse en determinados lugares, para poder potenciar unas fuerzas y atenuar otras. Estas cartas se encargan de decirnos como debemos corregir determinadas situaciones.

.

Que ofrecemos
Los maestros
Seres de luz
Santoral
Esencias
Cristales
Espiritus
Espiritus
I Ching
Feng Shui
Ayurveda
Flores de Bach
Chakras
 
Enlaces amigos
 
   
 
   

806 383764 importe máximo por minuto 0,87 euros desde red fija y 1,12 desde red móvil (i.i.). 905 456014 coste de la llamada 1,28 euros desde red fija. Red móvil consultar con el operador (i.i.) . Servicios de Ocio y entretenimiento prestados por L.D.V. c/Alonso de Lugo, 3. 11540 Sanlúcar de Barrameda - Cádiz.